La producción de comida y del procesamiento genera altos niveles de residuos y subproductos, produciendo impactos negativos, como las emisiones de gases del efecto invernadero (en inglés GHG), el vertedero de almacenamiento de residuos, costes de tratamiento y seguridad alimentaria global. El agotamiento de los recursos renovables, la reducción de la tierra disponible para el cultivo, el crecimiento continuo de la población mundial y la gran acumulación de desechos son los factores que justifican la utilización de residuos y subproductos en el mercado de cosméticos.
La agroindustria es la principal fuente de subproductos naturales. La creciente popularidad de los jugos, néctares, zumos, subproductos generados de la fruta, como cáscaras, vainas, conchas, la cáscara desmenuzada del grano de cereal, semillas y pepitas adquieren gran interés por su contenido funcional, que puede ser mayor que el producto final.