Los consumidores son cada vez más conscientes de los efectos nocivos de las diferentes longitudes de onda de la luz y otros factores ambientales, como la contaminación. Como resultado, el espectro de luz y la lista de agresores de los que los consumidores buscan protección se está expandiendo. La creciente presencia de contaminantes del aire significa que los consumidores tienen una mayor exposición a los radicales libres que pueden conducir al estrés oxidativo y provocan la desnaturalización de proteínas, lípidos, azúcares, ADN, membranas celulares y células. Además de los agresores ambientales, la luz azul o HEV (High Energy Visible) emitida por nuestros dispositivos electrónicos, también referida a la contaminación por luz digital, puede causar envejecimiento prematuro e hiperpigmentación. Croda va más allá de la protección UV y ofrece protección contra la radiación infrarroja, HEV o luz azul y otros agresores ambientales gracias a las gamas de filtros minerales Solaveil ™, Infraveil ™ y Optisol ™.